Casa Mira

Café Heladería Casa Mira Málaga

Café Heladería Casa Mira Málaga – Helados y turrones artesanos en una cafetería tradicional. La tradición de los productos en un “negocio con alma”.

Información Casa Mira

Dirección: Calle Andrés Pérez 10, Málaga

Contacto teléfono: 952 228 405


Café Heladería Casa Mira Málaga

Cuando Severino Mira llegó a Málaga, en 1890, sería un capricho del destino o quizás una afortunada corazonada, pero la relación de este artesano jijonenco del turrón con la capital se convirtió en verdadera pasión de familia. De hecho, sus familiares directos crearon y disfrutaron del éxito de un negocio ahora muy malagueño: Casa Mira. Pensar en turrón y helados de la más exquisita calidad y tradición en Málaga, es pensar en Casa Mira.

Un siglo y medio después, su bisnieto Fernando ha decidido plasmar en la antigua casa familiar el espíritu de los Mira y su gusto por los detalles. “Un negocio con alma”, confiesa un maestro heladero que no ha dudado en hacer de su sueño una realidad. Homenajeará a sus padres, abuelos y bisabuelos en el nuevo establecimiento Casa Mira de calle Andrés Pérez de la capital. En un edificio familiar rehabilitado, se encuentra la historia y el corazón de un reconocimiento de Fernando Mira a su padre, Liborio Mira, y al oficio familiar, fabricantes de turrón y helados. Es patente el afán por recuperar la historia y vanagloriar a la profesión… conservar el pasado mirando al futuro.

Casa Mira

“Quiero devolver la dignidad a este oficio”, cuenta Fernando Mira, que no ha olvidado detalles ni dejado nada al azar. Para ello ha contado con el trabajo del arquitecto e interiorista Pablo Paniagua, que le ha dado el envoltorio “que merece”.

Así, ha recuperado el cancel de pino rojo de la extinta Farmacia Laza, que ha dispuesto en la entrada a modo de recibidor. Todo el mobiliario procede de la casa familiar de Jijona, donde aún pernoctan cuando en octubre van a hacer el turrón. Sillas y bancadas de anea, mesas de mármol, o el ajuar de sus abuelos amén de una antigua heladera o la piedra con la que su padre partía la cáscara de las almendras. “No quiero que sea un museo, pero sí que tenga vida. Quisiera que dentro de cien años siga igual, que su encanto permanezca”, cuenta el dueño de la heladería, también propietario establecimientos localizados en Carranque y Compás de la Victoria.

Helados de Toda la Vida

Fernando Mira, que cuenta la historia de su familia en la carta de no más de veinte helados –vende los de toda la vida– ha convertido su local en accesible. Además de incorporar pictogramas al menú, también en braille, ha incluido códigos QR por la heladería que explican en lengua de signos su historia. También tiene helados sin gluten.

En su afán por innovar y honrar la figura de su padre ha creado la marca Libo –se llamaba Liborio Mira–. Una nueva vuelta de tuerca para ensalzar el trabajo de artesanos y la producción propia. Se han creado velas y jabones con olor a turrón o jazmín, así como licores, tés, mermeladas y caramelos.

Casa Mira

Casa Mira

También puede interesar

Dejar un comentario