Málaga IEVENN
Fútbol

Pepe Gallardo, buen consejero personal, gran amigo y árbitro hasta su adiós

Málaga La opinión de Antonio J. Merchán

José Gallardo (derecha), junto a su esposa y a Eduardo Herrera en una imagen de 2010.

Hay noticias que por esperadas no son menos dolorosas. Desde aquel maldito accidente camino de Sevilla, el Colegio de Árbitros de Málaga, el fútbol andaluz y todos los que tuvimos la suerte de compartir su amistad, perdimos demasiado. Por supuesto que sus hijos y su esposa son los que más han sufrido estos años viendo como un hombre todo corazón y pasión por el arbitraje y por sus empresas se reducía prácticamente a la nada en el día a día hasta su fallecimiento.

José Gallardo, Pepe para sus amigos, y tuve la suerte inmensa de serlo, fue un hombre excepcional en todos los aspectos. En lo que respecta al fútbol fue capaz de modernizar y acercar el mundo del arbitraje a los medios de comunicación, de manera muy especial al colectivo arbitral malagueño. Logró expandir el colegio malacitano a muchas poblaciones de la provincia y revolucionó la defensa de los colegiados en colaboración con Rodrigo Egea, expresidente de la Federación Malagueña, en los juzgados si era necesario contra las agresiones que estos sufrían en los terrenos de juego.

Consiguió que la Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Pasión se hermanase con el colectivo arbitral y que grandes personalidades del arbitraje a nivel nacional realizaran la estación de penitencia el Lunes Santo con esta cofradía por las calles de Málaga.

En lo empresarial, Jarauto fue el concesionario más importante de Ford en España. Él lo regentó muchos años y lo impulsó como tal. En lo personal, fue un gran consejero y un buen amigo pese a nuestra diferencia de edad. Juntos creamos la página de los árbitros en el desaparecido Diario Málaga Costa del Sol y desde ese altavoz de la prensa escrita defendimos en muchas ocasiones, y otras promocionamos, a colegiados que ya despuntaban para el futuro del arbitraje malagueño.

Su estrecha amistad con el fallecido Jesús Burgos Hurtado de Mendoza, malaguista histórico hasta su muerte, y no es metafórico, salvó en más de una ocasión al extinto CD Málaga. La defensa de ambos de las tradiciones culturales e históricas de Málaga deberían de estar en los libros de historia del comportamiento del buen malagueño. En la Peña Liceo Malaguista, uno y otro me dieron siempre consejos extraordinarios que me han ayudado mucho en mi quehacer diario personal y profesional.

De su etapa en el Colegio de Árbitros malagueño siempre se recordarán los numerosos ascensos de los colegiados adscritos al mismo. En su etapa, junto a la anterior de González Torres, qué gran persona, se recordarán siempre los árbitros malagueños que llegaron a ser internacionales: Martín Navarrete y Antonio Jesús López Nieto. Y también los jueces de línea: Francisco Álvarez Cruz, Giráldez Carrasco y Calvo Guadamuro, además del ascenso a Primera División de José Luis Paradas Romero.

Yo no olvidaré nunca sus enseñanzas en su despacho de Jarauto, rodeado de placas y menciones como federativo andaluz y delegado arbitral malagueño, distinciones muy merecidas. Me enseñaba en cada ocasión una lección distinta que aprender.

Descansa en paz, amigo mío. Reúnete con los más grandes del fútbol malagueño, árbitro que has sido y colegiado que siempre serás.

Antoñín se gana el sitio; Keko y Rolón la cruz

Medios

El Málaga presenta su plan de viabilidad a La Liga

Medios

Caminero y Jofre explicarán el lunes lo sucedido en verano con el Málaga

Medios

Sumar 16 puntos en seis jornadas es sinónimo de ascenso: el Almería ya los tiene…

Medios

Un problema local

Medios

El 'síndrome del playoff' pasa factura a Málaga, Albacete y Deportivo

Medios

Deja comentario