Málaga IEVENN
Unicaja-Buducnost: un pasito más
Baloncesto

Unicaja-Buducnost: un pasito más

Unicaja-Buducnost – Por desgracia tendemos a obviar la realidad cuando no la entendemos o no favorece a nuestros propósitos. Y la realidad es que sin tiempo para conjuntar jugadores y afianzar conceptos, ningún equipo de baloncesto profesional resiste una temporada larga en competiciones serias. Esta realidad tiene mucho más peso del que parece concedérsele: al final, por repetido, hay a quien le suena a excusa, pero explica multitud de detalles.

Unicaja-Buducnost: un pasito más

Ganar, como hizo anoche Unicaja ante Buducnost por 83 a 70, ayuda a recorrer ese camino que falta, aunque aún se esté lejos del nivel que se busca; y ayuda sobre todo, a que el aficionado entendido pueda confirmar cómo el equipo se va construyendo a cada partido. Seguro que eso repercute en que la conexión entre grada y cancha se refuerce.

Dos serios problemas debía resolver Unicaja lo antes posible: dominar el rebote como culminación de buenas defensas; y establecer los roles de cada jugador.

Como ya explicamos en nuestro último artículo, también Luis Casimiro hacía referencia en la previa a los desajustes defensivos, como una buena razón para los errores en el rebote. Además del deseo, la voluntad y la atención necesarias, se necesita solidez en las rutinas defensivas para que la colocación y el timing sean los correctos en el momento del rebote. Ayer, salvo en el primer cuarto, ambos, defensa y rebote, mejoraron bastante.

El asunto de los roles en baloncesto no es tan sencillo, porque no depende sólo de tiempo o de entrenamiento, sino que hay que conciliar lo que el equipo demanda, con lo que el jugador entiende que es adecuado para él; si ese mismo rol es el que desempeñaba en anteriores equipos, o si piensa que en éste, su papel debería ser otro. Y a todo eso, añádale la adaptación a la liga para los nuevos, o a jugar dos competiciones, cosa que ayuda porque gusta al jugador, pero que dificulta por el poco tiempo de entrenamiento y que obliga a construir sobre la marcha.

Ayer empezamos a ver buenas cosas de lo que puede traer este Unicaja. Versatilidad con el juego exterior-interior de Deon Thompson, que va a ser un jugador fundamental: atacó el poste bajo y abrió el campo según convenía y eso facilita la creatividad ofensiva en las manos de Jaime, Adams y Avramovic. Si además Suárez está acertado desde 6.75, se mejoran los espacios para ellos y para que Toupane y Ejim – cuando estén –  puedan acercarse al aro. O el buen trabajo de los cincos, donde ayer Gerum estuvo muy serio, continuando en su línea contra Iberostar Tenerife.

Sin contar con especialistas – salvando a Waczynski, que hace más cosas – no debería ser el tiro exterior un problema. Todos los jugadores en los puestos del 1 al 4 tienen capacidad para anotar de 3 punots; la colaboración colectiva entre ellos creará buenas opciones que cualquiera – como hicieron ayer Suárez, Alberto y Adams – podrá culminar con acierto.

Creo que este grupo puede encontrar variadas maneras de ganar, y a cada partido crece un peldaño – el tiempo apremia a cada jornada – pero hay dos detalles que me gustan y uno que preocupa. Éste último, el tiempo que demorará ver la mejor versión de Ejim y Toupane – sin olvidar a Elegar -, aquellos, la alegría con la que este equipo puede jugar, y contar con un base como Adams, que si bien no es un gran organizador, es muy capaz de inventarse sus propios tiros. Eso no es nada fácil, y nunca se sabe cuándo lo vas a necesitar.

Manuel Povea

Unicaja CB

Tavares intimida al Unicaja

Medios

Unicaja define su estilo – Baloncesto

Manuel Povea

Unicaja, motor diésel – Baloncesto

Manuel Povea

Unicaja suma jugadores – Liga Endesa

Manuel Povea

Un partido desaprovechado – Unicaja Baloncesto

Manuel Povea

Ser un base y otras etiquetas – Baloncesto

Manuel Povea

Deja comentario