Málaga IEVENN
Unicaja define su estilo - Baloncesto
Baloncesto

Unicaja define su estilo – Baloncesto

Las rivalidades se construyen en el tiempo merced a diversas razones; la que se da entre Valencia Basket y Unicaja Baloncesto se explica en la ambición compartida por ocupar un espacio junto a los grandes en la Liga Endesa, y el deseo de pertenecer a la élite EuroLiguera. Ambos, además, cuentan con los dos mecenas más importantes y constantes del baloncesto español (Juan Roig y Unicaja Banco), fuera de los patrocinados por sus equipos de fútbol. Esta rivalidad se había venido saldando a favor de los valencianos en victorias, pero también en juego, y este domingo Unicaja le dio la vuelta a la tortilla, ganando su enfrentamiento 63-79.

Cierto es que Valencia Basket no está en su mejor momento, la EuroLiga desgasta y las derrotas siempre añaden peso a la mochila de las preocupaciones del jugador, el entrenador o el directivo, pero los locales parecieron muy a la deriva frente a un Unicaja que mostró haber encontrado su rumbo y se van acercando a grandes zancadas al nivel esperado de cada jugador y del equipo. Pero lo más importante, en mi opinión, es que está definiendo un estilo.

Para cualquier organización, y un equipo de baloncesto es una peculiar organización en sí mismo, además de la del propio club, resulta fundamental encontrar sus señas de identidad, ser reconocibles. Unicaja, a cada partido, va mostrando estas señales, más allá de qué jugador está en mejor momento. De entrada, ya es común el comentario de los rivales sobre la capacidad física de los de Luis Casimiro. Esto en sí es un valor interesante, pero se convierte en peligroso cuando el físico se traduce en defensa y rebote. Lo que más me está gustando, hasta la fecha, es que en cada jornada el equipo enseña un punto más de progresión: las defensas son más colectivas y coordinadas, el balón se comparte con mayor fluidez, los espacios están mejor repartidos y se sabe a lo que se quiere jugar. Esa definición de un estilo determinado es crucial para aspirar a metas elevadas, porque significa pasar de un “vamos a ver cómo nos sale” a un “hola, somos Unicaja y esto es lo que hacemos”. De la indefinición a la consistencia. Y ser consistente es mucho más valioso que ser brillante; lo uno te garantiza competir siempre, lo otro ayuda a rematar.

La defensa de Unicaja no sólo cerró las mejores vías de anotación de los valencianos, sino que nunca permitió acciones cómodas por su parte, creando la sensación de que ninguna canasta sería sencilla, y eso se contagió hasta a aquellos tiros de cierta ventaja que encontraban un aro cada vez más empequeñecido. Es parte del valor de una gran defensa colectiva. A propósito del tiro de 3p malagueño, este apartado ha suscitado algunas dudas desde el inicio. Es indudable que no anotar de fuera te limita hasta la condena, pero también lo es que depender de ello como base de tu juego es vivir en el filo de la navaja, como ayer le ocurrió a los locales. Unicaja está empezando a mostrar recursos muy variados en los que sustentarse: anota en la pintura con sus grandes pero también con sus potentes aleros, o genera a través del pick&roll y de buenos 1 contra 1, situaciones todas que pueden acabar con lanzamientos abiertos relativamente cómodos. Esto ofrece consistencia. Y en los momentos que el aro se ve más grande desde lejos, se rompen los partidos.

Valencia Basket está en una fase complicada, pero Unicaja lo noqueó desde el inicio y se mantuvo así, de manera que éste marcaba el ritmo y el aquél acabó aturdido, esperando que sonara la campana. Unicaja definió un estilo en La Fonteta.

Manuel Povea

Tavares intimida al Unicaja

Medios

Unicaja, motor diésel – Baloncesto

Manuel Povea

Unicaja suma jugadores – Liga Endesa

Manuel Povea

Un partido desaprovechado – Unicaja Baloncesto

Manuel Povea

Ser un base y otras etiquetas – Baloncesto

Manuel Povea

Creer, una zona… y Adams – Unicaja CB

Manuel Povea

Deja comentario